CREDIFE- Banco Pichincha “Adopta un Bosque”, proyecto promovido por COMAFORS

La Corporación de Manejo Forestal Sustentable- COMAFORS promueve el proyecto de Responsabilidad Social Empresarial  “Adopta un Bosque”; el cual maneja una propuesta ambiental y comunitaria desarrollada por la intervención de varios actores, los que emprenderán acciones de forestación y reforestación en varias zonas del Ecuador.

Dicho proyecto, brinda a las empresas la oportunidad de implementar acciones de Responsabilidad Social a partir del desarrollo de cuatro ejes fundamentales:

1.Educación y concienciación; 2. Recuperación de la biodiversidad en microcuencas y áreas degradadas; 3. Conservación de bosques de protección; y, 4. Involucramiento de empresas socialmente responsables.

Con ello se pretende consolidar una base para la implementación de prácticas sólidas y efectivas de Responsabilidad Social Empresarial en cada una de las empresas con las que se generen acuerdos.

Ante ello, el Grupo CREDIFE- Banco Pichincha en pro de contribuir al sostenimiento forestal y protección ambiental ha decidido adoptar un bosque en uno de los espacios verdes desprovistos de árboles en el Parque Metropolitano. Ello fue posible gracias al proyecto “Adopta un Bosque”, por medio del cual se generará mantenimiento y cuidado de la zona reforestada; así como capacitación y asistencia técnica para los nuevos Guardianes del Bosque denominado “CREDIFE- Banco Pichincha”

Para el proceso de reforestación llevado a cabo el pasado sábado, se contó con la presencia de grandes y chicos, quienes gracias al trabajo en equipo, pudieron cumplir con la meta inicial: plantar 200 especies.

Previó a la plantación, COMAFORS propició una charla sobre el proceso de plantación, ello a través de Ingenieros Forestales capacitados en el área mencionada.

A más de ello, se concientizó a los niños sobre la importancia de los bosques a través de juegos y dinámicas.

Al finalizar el evento se acreditó con la entrega de un diploma, la participación y compromiso con las nuevas especies plantadas, denominándolos “Guardianes y protectores del bosque”.

Entre grandes y chicos, no solo se creó un pulmón y esperanza de aire puro para Quito sino que se consolidó y afianzó los lazos de fraternidad entre cada uno de ellos.

 

REDACCIÓN: Ecuador Forestal

Opina

*