Bomberos apagan 15 incendios forestales

Militares y policías municipales apoyan labores de emergencia 

En el cerro Guapatarqui un incendio que inició el viernes no puede ser controlado

Una cantarilla en la que, normalmente, Miguel Castro guarda leche ayer la llenó de agua y acudió al cerro de Guapatarqui, en la parroquia Victoria del Portete, ubicada al sur de Cuenca, para apagar un incendio forestal, que inició el viernes y no es apagado.

Castro llegó al sitio junto a otros 30 habitantes de las comunidades cercanas. El acceso al lugar es difícil. Desde la vía principal que conecta a las parroquias de Tarqui y Cumbe se accede al sitio por un camino de tierra. El recorrido dura 20 minutos en auto.

Los comuneros llegaron a colaborar con las labores que realizan los bomberos para apagar un incendio subterráneo, que es como lo calificó el bombero Jackson Fernández al flagelo, pues las llamas no se divisan, solo se observa el humo que sale de la tierra. Existen momentos en los que el viento aviva las llamas y prende ramas de los árboles. Esa situación causa preocupación a quienes trabajan en el sitio porque deben salir a la carretera, por el temor de quemarse.

Desde las 09:00 un tanquero con una capacidad de 400 galones de agua era utilizado para apagar el flagelo. Las labores se complicaban debido a que en la zona, que es considerada área protegida por el Ministerio del Ambiente, no existía algún sitio para abastecer el tanquero. Guido Oñate, conductor de la unidad bomberil bajaba constantemente al río Portete, ubicado a 4 kilómetros del lugar del incendio, para abastecerse de agua. Debido a la ubicación del incendio que era en una montaña, demoraba 45 minutos en ese proceso. El agua que recolectaba se terminaba en tan solo 10 minutos al apagar el incendio

En el sitio Manuel Paute, 58 años, utilizaba un machete para abrir zanjas en la tierra con el fin de evitar que se propague a terrenos cercanos. A esas labores se unieron ayer 18 policías municipales, debido a que los bomberos requerían apoyo, pues diariamente atienden un promedio de 15 incendios forestales.

Ramírez dice que en los años anteriores no se habían registrado gran cantidad de incendios forestales, indica que en estos primeros días de septiembre suman 125 incendios forestales atendidos por los bomberos.

Ayer apagaron otros ocho incendios en diferentes zonas: Ochoa León, Mayancela, Chiquintad, Paccha, Sinincay, Nulti, Quingeo, Challuabamba. Oswaldo Ramírez, jefe del Cuerpo de Bomberos, indicó que todos fueron de magnitud, por lo que se requirió el apoyo de militares.

En la zona sur del país 1 433 militares combaten los incendios forestales de Chilla en El Oro; San Antonio de Aradas y El Cisne en Loja; Tincay de las nieves, Cochapamba, Molleturo, Bancòn, Huasipamba, Deleg, Pichincay en Azuay y detrás del santuario de la virgen del Roció en Cañar.

Los militares realizaron un sobrevuelo por los incendios de Azuay en los que se detectaron que están siendo controlados; también sobrevolaron al incendio de Chilla en El Oro el que se incrementó; según informó Marco Martínez, de la Tercera División de Ejército Tarqui. (XPA)

Las llamas afectan 2 311 ha de bosque

Se mantiene la alerta naranja en Pichincha 

Desde las 08:00 de ayer se retomaron las labores de control del incendio de San Juan de Chillogallo, en el sur de Quito.

Según el Cuerpo de Bomberos, la amenaza de que las llamas comprometan a la población de los alrededores del sector fue descartada.

Con 15 bomberos se iniciaron las labores de control en San Juan. A ellos se sumaron 12 policías metropolitanos que luchaban con machetes y baldes contra el avance de las llamas. En la zona colaboraron 22 voluntarios del Ejército.

Hasta las 10:30, el helicóptero de Aeropolicial realizó tres descargas de agua en la zona del kilómetro 22 de la antigua vía a Chiriboga, en donde se originó el fuego desde el jueves pasado.

A las 11:00, la estación de bomberos de la Atahualpa (en el sur de Quito) destinó 22 bomberos más. Este personal forma parte del contingente enviado desde Guayas.

Alrededor de las 11:30, el grupo llegó al punto en donde empezó el descenso en una empinada por la que troncos quemados, plantas en cenizas y hollín eran el paisaje del lugar.

Según los Bomberos, a las 12:00, los cuatro puntos intervenidos estaban controlados. Sin embargo, el humo se mantenía en dos de ellos.

La escuela Whymper, de la que se evacuó a ocho niños la mañana del lunes, estaba vacía. Asimismo, en las 20 viviendas del sector casi no había moradores. Ana Alvear, moradora, dijo que no tenía adónde trasladarse y que por eso se mantendría en el lugar después de que los bomberos señalaran que no había riesgo.

El alcalde Augusto Barrera hizo ayer un balance de los incendios forestales desde el 1.º de junio hasta el 18 de septiembre. Se afectaron 2 311 hectáreas.

Barrera ratificó que la alerta naranja declarada por la situación de incendios se mantiene en el Distrito. “La emergencia -dijo Barrera- no se levantará mientras no cambien las actuales circunstancias”.

Hasta el momento, 2 390 incendios han alcanzado los niveles 1 y 2 (hasta 2 hectáreas) y 23 corresponden al nivel 3 (más de 11 hectáreas).

Ayer se reportaron tres incendios más en Pululahua, Checa y el Pasochoa. (DAR-CG)

Los fuertes vientos y la sequía son, sobre todo, los que avivan las llamas

Para el director de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) de la provincia de Pichincha, Paúl Sánchez, los incendios forestales han puesto al límite la capacidad de respuesta, aunque indicó que el país está preparado para hacer frente “un mes más” de este tipo de dificultades.

Hasta el momento, los incendios han arrasado unas 10 mil hectáreas de bosques, sobre todo en la zona andina del norte y el centro del país, así como en algunas regiones costeras, según la SNGR, la que registra en su estadística un muerto por este tipo de hechos.

El Gobierno declaró una situación de emergencia en nueve provincias del país, aunque una de las más afectadas ha sido Pichincha.

Los incendios se han multiplicado sobre todo en el último mes, avivados por fuertes vientos y por una sequía que, según los pronósticos meteorológicos, continuará hasta octubre.

Los vientos en quebradas complican el trabajo de los helicópteros

Solo en el Distrito Metropolitano de la capital, unos 1 000 efectivos de los cuerpos de Bomberos, las Fuerzas Armadas y la Policía, entre otras instituciones, han tenido que redoblar los esfuerzos para hacer frente a los incendios que han afectado los valles aledaños a la ciudad y los focos en el interior.

Las brigadas trabajan en jornadas continuas. Lo que más preocupa en este momento a las autoridades es el lugar en donde se han producido, sitios de difícil acceso, a los que no han podido llegar los equipos para apagar el fuego a tiempo, incluso los helicópteros que han sido destinados para apoyar la labor de los bomberos.

Uno de los incendios de los últimos días, por ejemplo, se produjo en una quebrada con una inclinación de hasta 40 grados en pendiente, y los helicópteros no pudieron hacer mucho desde el aire, porque enfrentaban fuertes vientos que dificultaban sus sobrevuelos, según la Secretaría de Riesgos.

Un sistema de vigilancia como el aplicado en el volcán Tungurahua

Para atender la emergencia en Quito, en donde se han producido centenares de incendios en el último mes, la Secretaría de Riesgos ha contado con el apoyo de bomberos de otras localidades y hasta ayuda de Colombia, que ha proporcionado dos helicópteros con dispositivos para lanzar agua y materiales contra incendios desde el aire.

Aunque lo más visible ha sido lo ocurrido en Quito, la situación se ha complicado porque los incendios se han producido en varias regiones.

En las últimas horas se han reportado incendios en el sector de Chiriboga, cerca de Quito por el sur; en la zona aledaña al volcán Cotopaxi y en Imbabura.

Las comunidades afectadas se han organizado en una acción común para protegerse de estos hechos, por lo que la Secretaría de Riesgos estudia reproducir en las zonas vulnerables el sistema de vigilancia que se ha aplicado en los volcanes Tungurahua y Pichincha, para el servicio de vigilancia y alerta temprana.

Fuente: Diario El Hoy

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/bomberos-apagan-15-incendios-forestales-561838.html

 

Opina

*