Francia propondrá la creación de un Fondo Mundial de Reforestación

Nicolas Sarkozy espera proponer que se destinen a los programas de valoración forestal, los ingresos procedentes de la tasa a las transacciones financieras.

Francia defenderá la creación de un Fondo Mundial de Reforestación (FRAC) de cara a la Cumbre de Cancún sobre Calentamiento Climático, alimentado mediante una financiación innovadora.

Esas propuestas están contenidas en el informe que un diputado de la derecha gala gobernante (UMP), Jacques Le Guen, elaboró sobre la protección de las selvas forestales y la biodiversidad a pedido del Presidente francés, Nicolas Sarkozy, según un comunicado de la Presidencia.
El informe defiende una “política internacional de reforestación llevada adelante con la participación y en beneficio de las poblaciones locales”, precisa el mismo texto, antes de recordar que “13 millones de hectáreas de selva desaparecen cada año” en todo el mundo.
En ese contexto propone “la creación de un Fondo Mundial de Reforestación y Adaptación al Cambio Climático (FRAC) que sería alimentado mediante financiaciones innovadoras”.

El documento sugiere también que el denominado “departamento selva” de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sea convertido en “Observatorio Mundial de la Selva” encargado de la certificación de la gestión forestal y del control de las tasas de forestación mediante un sistema internacional de detección satelital.

Según el comunicado del Elíseo, sede de la Presidencia francesa, Sarkozy presentará dichas propuestas en la Cumbre de Cancún (México), del 27 de noviembre al 10 de diciembre venideros.

Francia planteará el debate de la certificación forestal que es un “asunto central”. El Presidente francés propondrá en la Cumbre que se estudie “la posibilidad de destinar hacia programas de valoración forestal una parte de los ingresos procedentes de la tasa a las transacciones financieras que propuso a sus socios del G20”, indicó el texto.

A fines de noviembre Francia asumirá la presidencia anual del G20, que reúne a las principales economías desarrolladas del mundo y a las emergentes.

La Cumbre de Cancún examinará la aplicación de un mecanismo denominado REDD+ (reducción de emisiones debidas a la deforestación y al deterioro de las selvas) destinado a ofrecer compensaciones financieras a los países que eviten talar sus selvas tropicales como por ejemplo en la Amazonía, la cuenca del Congo o Indonesia.

Noruega y Francia lanzaron en 2009 un fondo contra la deforestación dotado de 4.000 millones de euros (5.540 millones de dólares) en tres años, financiados por varios países.

Fuente: Lignum