¿Cómo reducir los incendios en España?

La Asociación de Municipios Forestales de la Comunidad Valenciana lo tienen claro: el uso energético de la biomasa.

El Municipio de Enguera y el de Muixent serán los pioneros en demostrar que se
puede reducir el riesgo de incendios con el aprovechamiento energético de la
biomasa.

La bioenergía utiliza como combustible, entre otras materias primas, la biomasa
forestal procedente de las tareas de mantenimiento y de aprovechamiento forestal.
Estas tareas son imprescindibles tanto para el buen desarrollo de las masas, como
para reducir el riesgo de incendios. Sin embargo, hay muchas masas que están sin
tratar, bien por falta de dinero, bien por desidia de los gestores, con lo que la
biomasa forestal aumenta y también el riesgo de incendio, en cantidad y virulencia.

El coste que para el contribuyente tiene todo el dispositivo de extinción de
incendios, es cada año más elevado. Una industria bioenergética bien planificada
permitiría utilizar la biomasa forestal para generar energía en plantas de
producción eléctrica o térmica, disminuyendo las posibilidades de que se quemara
violentamente en los incendios.

Los biocombustibles procedentes de la madera -como las astillas o los pellets
(unos cilindros de madera prensada, de 6 a 10 milimetros de diametro y 20 a 25
milimetros de largo)- se emplean para producir calefacción, electricidad e incluso
aire acondicionado. Provienen de serrines, de la trituración de maderas recicladas,
recortes de aserraderos, restos de cortas y tratamientos forestales, y también de
cortas de maderas delgadas procedentes del mantenimiento de los montes y de
los trabajos que se realizan o se debieran realizar en la prevención de incendios.

El ejemplo de Enguera y Muixent

Enguera es el primer municipio de la Comunitat Valenciana con competencias
plenas para redactar su propio plan contra incendios forestales en los montes de
propiedad municipal.

El proyecto empieza por realizar un inventario de biomasa forestal de los dos
municipios, un plan de prevención de incendios y un estudio del potencial de la
biomasa para uso energético que tenga en cuenta sus posibilidades reales de
aprovechamiento.

El proyecto estudiará el coste de los tratamientos selvícolas para prevención de
residuos forestales, aprovechamiento y logística de la biomasa hasta la el centro
logístico de almacenamiento o planta de consumo. Inicialmente este trabajo se
realizará sobre una superficie de 9.000 ha, aunque la superficie total del trabajo es
de 18.601 ha.

La biomasa se caracterizará para la evaluación de su aptitud como biocombustible
(astillas o pellets) y finalizará con un estudio de viabilidad para la construcción de
una planta de gasificación de biomasa para generación de energía eléctrica.

Javier Díaz, Presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la
Biomasa, AVEBIOM, Presidente de EXPOBIOENERGÍA y socio del proyecto, afirma:
“Seamos responsables con nuestro país. En estos momentos de gran crisis es
cuando debemos aguzar el ingenio y trabajar en el desarrollo de nuevos nichos de
trabajo, negocio y actividad. Sin duda, la Bioenergía es una gran oportunidad para
que a los españoles los incendios no nos cuesten dinero”.

El proyecto “Bioenergy and fire prevention” tiene un presupuesto de 1.024.298
euros, está cofinanciado por el programa europeo LIFE y participan la Asociación
de Municipios Forestales de Valencia, el Ayuntamiento de Enguera y el de Muixent, Fundación Comunidad Valenciana Región Europea, Iberdrola Renovables y la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa.

Fuente: Madera Sostenible